12 meses, 12 derechos de niños, niñas y adolescentes


ENERO

Derecho a que su interés sea considerado primordial

En la Convención de Derechos del Niño de 1989; en la Agenda 2030 (ODS) y en la legislación y planificación foral; Comités y relaciones con derechos y otros instrumentos internacionales; y actuaciones políticas y eventos relacionados con el interés superior de la infancia.

 

Convención de Derechos del Niño de 1989

Lunes, 2 de enero

La convención de derechos del niño prevé en su art. 3 que “en todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño”.

El art. 18 prevé también para “ambos padres (…) o los representantes legales” que “su preocupación fundamental será el interés superior del niño”.

UNICEF preguntó a niños, niñas y adolescentes en un Parlamento infantil 'on line' cómo interpretaban este derecho y su respuesta fue: “todo aquello que nos hace falta para estar bien: educación, amor, casas, necesidades, …”.

Martes, 3 de enero

Los niños, niñas y adolescentes llegaron a una conclusión parecida a la del Comité de Derechos del Niño, ya que, para este, la forma de garantizar dicho derecho es precisamente hacer efectivos todos los derechos que la Convención establece.

Caracteriza a todos los derechos humanos ser universales (para todos y todas, sin distinción), irrenunciables (al ir ligados a la dignidad de la persona) e indivisibles (no existen jerarquías entre derechos, hay que satisfacerlos todos y de que se cumplan unos puede depender que se puedan cumplir otros).

Miércoles, 4 de enero

El carácter indivisible de los derechos, no impide que en las relaciones concurran derechos de diferentes personas dignos de protección y, en esos casos, el interés superior de niños, niñas y adolescentes exige tener que proteger prioritariamente el suyo frente a otros.

El caso en que esa prioridad es más fuerte para la Convención es el de las adopciones, por ello en su artículo 21 los Estados Partes que reconocen o permiten el sistema de adopción “cuidarán de que el interés superior del niño sea la consideración primordial” (ya no es “una” sino “la”).

Lo mismo ocurre con las separaciones o divorcios, si sus padres o madres no entienden que sus hijos e hijas son los más afectados, las decisiones que tomen respecto a dónde y con quién viven y a seguir viéndoles o las discusiones que tengan que presenciar no respetarán su interés superior.

Jueves, 5 de enero

Al comentar el Comité de Derechos del Niño este derecho a que su interés sea considerado primordial, aclaró que, aunque es también un principio y una garantía procesal, es también un derecho subjetivo: es decir, puede alegarse y reclamarse ante los demás y ante los Tribunales si no se respeta, es directamente aplicable.

Como principio debe ser tenido en cuenta al desarrollar las normas, incorporándolo a las mismas, y al interpretarlas, informando esa interpretación: ambas cosas exigen evaluar y determinar ese interés, y tanto al aplicarlo a niños, niñas y adolescentes concretos como a la infancia y/o adolescencia como colectivo.

Como garantía procesal implica, en primer lugar, escucharles para determinar cuál es ese interés en cada caso, pero exige también que quede constancia de la evaluación, motivar esa determinación.

Viernes, 6 de enero

Aunque no puede definirse a priori qué será lo más beneficioso para cada niño, niña y adolescente, al tener diferentes edades, identidades y/o circunstancias, tanto el Comité como los Tribunales primero, como la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor desde 2015, han ido dando criterios para guiar en esa evaluación y determinación de un concepto jurídico dinámico e indeterminado.

Aunque no es una lista exhaustiva de criterios ni ha de priorizarse uno sobre otro, sí se han incluido, sobre todo: 

  • Tener en cuenta la opinión del respectivo niño, niña o adolescente,
  • proteger su derecho a la vida y al desarrollo en todos los planos (material, físico y educativo, emocional y afectivo),
  • la conveniencia de que su vida y desarrollo tengan lugar en un entorno familiar adecuado y libre de violencia,
  • preservar su identidad, cultura, religión, convicciones, orientación e identidad sexual o idioma, sin que quepa discriminación alguna por esos o cualesquiera otros motivos (discapacidad, situación socioeconómica, origen, etc).


 

Agenda 2030 (ODS), legislación y planificación foral

Lunes, 9 de enero

En 2015, la Asamblea de la ONU aprobó una Resolución para adoptar un conjunto de objetivos globales para mejorar la vida de todos sin dejar a nadie atrás, de forma que para 2030 se consiguieran 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, muchos de los cuales tiene conexión con la infancia y con el interés superior de niños, niñas y adolescentes.

Desde la perspectiva de proteger a niños, niñas y adolescentes contra la pobreza y la exclusión social, son vitales los ODS 1 (fin de la pobreza), 2 (hambre cero), 3 (salud y bienestar), 4 (educación de calidad), 6 (agua limpia y saneamiento) y 8 (trabajo decente y crecimiento económico).

Martes, 10 de enero

Como el acceso a la satisfacción de esas necesidades básicas y educativas debe ser en condiciones de igualdad, sin discriminación alguna, también son de aplicación los ODS 5 (igualdad de género) y 10 (reducción de las desigualdades entre países y dentro de cada país).

Por otro lado, el riesgo mayor para las personas menores, por su mayor vulnerabilidad y estar en una etapa de desarrollo y adquisición gradual de madurez, pueden ser los desacuerdos y conflictos, siendo por ello relevantes también para este derecho a tener su interés como primordial, el ODS 17 (que promueve las alianzas para lograr los objetivos) y el ODS 16 (que promueve las instituciones sólidas para preservar la paz y la justicia).

Miércoles, 11 de enero

La Ley Foral 12/2022, de 11 de mayo, de atención y protección a niños, niñas y adolescentes y de promoción de sus familias, derechos e igualdad, reconoce en su artículo 3 el derecho de toda persona menor a que su interés superior sea valorado y considerado como primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como en el privado, y a que la interpretación y aplicación en cada caso de ese interés se haga tenido en cuenta y ponderando los criterios establecidos en la normativa estatal y en las Convenciones Internacionales del Niño y de las Personas con Discapacidad.

También en su artículo 4 se enuncia como el primer y principal principio rector para guiar las actuaciones de personas, entidades y Administraciones en su relación con menores.
Y también entre sus derechos y reglas de procedimiento, incluye el derecho de audiencia y la obligación de motivar, especialmente cuando la decisión se separe de lo que el niño, niña o adolescente hayan expresado que era su deseo, preferencia u opinión.

Jueves, 12 de enero

Aunque ha de aspirarse a garantizar todos los derechos, entre los criterios para determinar el interés superior de la persona menor destacan, en la Ley Foral 12/2022, el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica y al desarrollo (art. 12), a la identidad (art.14), a ser escuchad@s (art.18), a un entorno familiar adecuado (art.4.1.b).

Conseguir ese desarrollo de su personalidad requerirá el ejercicio de una parentalidad positiva (art.4.1 i) y 35.6), la corresponsabilidad de todos los agentes (art.6) y que los entornos y formas de comunicarse sean también los adecuados a su edad (art. 9).

Viernes, 13 de enero

El II Plan de Apoyo a la familia, la infancia y la adolescencia en la Comunidad Foral de Navarra (2017-2023) destaca como una de las mejoras esenciales de la reforma en 2015 de la Ley Orgánica de Protección del Menor la de concretar y proteger el interés superior de la persona menor de edad a partir de una serie de criterios comunes.

Asume entre los principios propios del Plan ese principio porque pretende asegurar que el interés de la infancia prevalezca sobre cualquier otro interés legítimo.
Prevé que se hace efectivo mediante la garantía del ejercicio de todos los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

También lo considera una directriz a tener en consideración para la formulación de las políticas públicas dirigidas a la infancia y al conjunto de la sociedad.


 

Comités y relaciones con derechos y otros instrumentos internacionales

Lunes, 16 de enero

El Comité de los Derechos del Niño es un órgano previsto en la propia Convención para que personas expertas e independientes de distintos países de todas las zonas del mundo analicen la forma en que los Estados cumplen con la Convención para ayudarles a realizar mejoras, resolver las reclamaciones por vulneraciones o hacer Observaciones Generales sobre su articulado.

En su Observación General nº 14, de 2013, se hicieron análisis y recomendaciones sobre el derecho del niño a que su interés superior sea una consideración primordial, encargando a un mimebro español, Jorge Cardona, la revisión y propuesta de la versión final.
Forma parte de la misma su relación con otros principios generales de la Convención, destacando tres, que resumiremos en los 3 próximos días.

Martes, 17 de enero

El interés superior de la persona menor tiene relación con el derecho a la no discriminación, que implica dos cosas:

  • La prohibición de todas las formas de discriminación en el disfrute de los derechos consagrados en la Convención.
  • Que los Estados se adelanten a tomar medidas apropiadas para garantizar a todos los niños, niñas y adolescentes la igualdad efectiva de oportunidades en ese disfrute de los derechos.

Esto puede requerir la adopción de medidas positivas encaminadas a corregir una situación de desigualdad real.

Miércoles, 18 de enero

El interés superior de la persona menor tiene relación con el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo.

Los Estados deben crear un entorno que respete la dignidad humana y asegure el desarrollo holístico (en todos los aspectos) de todos los niños, niñas y adolescentes.

Al evaluar y determinar el interés superior del niño, el Estado debe garantizar el pleno respeto de su derecho intrínseco a la vida y garantizar en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño, como reconoce y establece el artículo 6 dela Convención.

Jueves, 19 de enero

El interés superior de la persona menor tiene relación con el derecho a ser escuchado del artículo 12 de la Convención.

La evaluación de ese interés debe abarcar el respeto de su derecho a expresar libremente su opinión y a que esta se tenga debidamente en cuenta en todos los asuntos que le afectan.

Son artículos con funciones complementarias: el primero es para hacer realidad su interés superior y el segundo para establecer la metodología para escuchar sus opiniones e incluirlas en todo lo que les afecta, incluida la evaluación de su interés superior.

El Comité ya ha determinado que debe respetarse ese derecho teniendo en cuenta la evolución de las facultades del niño, niña o adolescente: cuantas más cosas sepa, haya experimentado y comprenda, más deben padres, madres o responsables transformar la dirección y orientación en recordatorios y consejos y, más adelante, en un intercambio en pie de igualdad.

Viernes, 20 de enero

La evaluación del interés superior siempre será una actividad singular que debe realizarse en cada caso, teniendo en cuenta las circunstancias concretas de cada niño, niña o adolescente o grupo de ellos y estas se refieren a distintas características por las que muchas veces se encuentran en una situación vulnerable. Por garantizar el disfrute de los derechos pese a la concurrencia de algunas de ellas existen otros Instrumentos Internacionales a tener en cuenta:

  • La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial de 1965 y la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares de 1990.
  • La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer de 1979.
  • La Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006.

También a nivel europeo, tanto el Consejo de Europa como la Unión Europea han aprobado instrumentos, como el Convenio Europeo de Derechos Humanos y la Carta Social Europea (revisada) en el primer caso y la Carta de Derechos Fundamentales de la UE en el segundo.


 

Acciones, servicios, visitas, jornadas y eventos

Lunes, 23 de enero

El 11 de enero participamos en la Reunión Red Opina Ayuntamientos, que organiza la Sección de Participación Ciudadana y Voluntariado, del Servicio de Gobierno Abierto y Atención a la Ciudadanía (DG de Presidencia), para divulgar a los Consejos Locales de Participación Infantil nuestro proyecto y escucharles.

Los consejos o estructuras locales de participación infantil son un instrumento previsto en la Ley Foral 12/2019, de 22 de marzo, de Participación Democrática en Navarra, para que las Administraciones Locales desarrollen actuaciones dirigidas a incorporar la participación infantil y adolescente en su ámbito territorial y competencial, para que niños, niñas y adolescentes asuman funciones consultivas y de participación en todos aquellos asuntos que les afecten, directa o indirectamente, a nivel municipal.

Martes, 24 de enero

El 16 de enero visitamos un Hogar Funcional de Nuevo Futuro.

Son viviendas en la que se asienta una unidad de convivencia basada en el módulo familiar y que garantiza a los y las menores que han tenido que ser separados de su familia de origen, los medios humanos y materiales necesarios para el correcto desarrollo afectivo, psicológico, intelectual, formativo-laboral y social de los mimos.

Aunque siempre que sea posible se ha de garantizar la prioridad del acogimiento familiar, la regulación en la Ley Foral 12/2022 del acogimiento residencial promueve la relación y colaboración familiar y exige a quien lo presta las condiciones que hacen de las familias un entorno adecuado para el desarrollo.

Miércoles, 25 de enero

En la última semana de enero tenemos prevista una reunión con menores que viven con familias de acogida.

Aunque es un servicio poco conocido, cuando es preciso buscar un entorno familiar adecuado para quienes no lo pueden tener, la opción prioritaria para la normativa y la entidad de protección es el acogimiento familiar.

Jueves, 26 de enero

El 24 de enero visitamos un Centro de Observación y Acogida de la Fundación Gizain.

Son centros residenciales destinados a acoger, con carácter de urgencia, a menores de edad, cuando por su situación de desprotección no puedan mantenerse en su medio familiar y que, con carácter provisional, les ofrece un entorno seguro y protector desde donde se les procura la adecuada cobertura de sus necesidades físicas, sanitarias, psicoemocionales y educativas.

La Fundación Gizain es la Fundación navarra para la gestión de servicios sociales públicos, creada por el Gobierno de Navarra el 10 de enero de 2019, para asumir la gestión pública de una serie de servicios esenciales de carácter estratégico, como los COAs, para obtener mayor control, transparencia y agilidad en su gestión y una mayor homogeneidad y equidad en la atención.

Viernes, 27 de enero

A estas visitas nos van a acompañar en muchas ocasiones representantes de la asociación Haziak.

Haziak es una asociación de Navarra para personas tuteladas y extuteladas y creada por personas extuteladas, que conocen lo que es pasar por estos recursos y las carencias que pueden tener esos y esas menores según la edad y la situación, por lo que les apoyan, dándoles las herramientas para poder seguir adelante en la vida adulta.


 

El derecho al interés superior de la persona menor en las visitas de enero

Lunes, 30 de enero

Acogimiento residencial básico

En el Hogar Funcional o piso de protección que visitamos el 16 de enero, estuvimos con 6 menores, todos chicos.

Nos juntamos con dos educadoras con que estaban esa tarde en un salón amplio, con fotos y carteles en las paredes, en que contamos por qué hay una Convención de Derechos del Niño y qué significa el interés superior de la persona menor.

A ellos les gustó contar qué derechos les gustaría más hacer efectivos.

Empezó A diciendo que les gustaría que se pareciera más a una casa como la de los demás y preguntándonos si nosotros teníamos carteles por las paredes.

Como las reglas y normas que había en alguno de ellos las habían establecido entre todos, también les pareció que se podrían adecuar en sus asambleas a su evolución, edades y manera de sentir.

Les gustó opinar y que se les oyera, pero querían que eso tuviera consecuencias, que notaran que se les tiene en cuenta eso que piden.

También nos dijo que desearía que todas las educadoras tuvieran calma con ellos y, sobre todo, que sepan que, cuando han fallado en algo, no les gusta que se les levante la voz porque no les parece un trato adecuado y ven que otras educadoras con más experiencia no necesitan hacerlo.

Los demás también perciben a veces esa diferencia, aunque sólo alguno ha sentido algo parecido y otro dice que sabe cómo actuar para que no pase.

Sí que a todos les gustaría tener algo más de paga y que fuera igual que en otros pisos, que tienen oído que reciben más. Aunque algunos cuentan que colaborando en arreglos del piso o entrenando chavales a fútbol consiguen dinero que les viene muy bien.

Votaron por sus palabras favoritas del ABCdario de la infancia, nos contaron sus aficiones (desde el fútbol a la música, el boxeo o salir, unos al centro, otros a comprar ropa y a veces pintarla a la moda), nos enseñaron sus cuartos y, en algún caso, sus cromos, y vimos que tienen un bonito ambiente entre ellos y que el chico que tiene una discapacidad es tratado como uno más.

Nos dieron de merendar, hablaron con un locutor de radio que nos acompañaba y nos despedimos con la sensación de que nos había merecido la pena a todos el encuentro y que estaría bien repetir y sacar enseñanzas para mantener lo que tienen y mejorar algunas cosas.

Centro de Observación y Acogida (COA) Argaray

Visitamos el 24 de enero, a las 18 horas, a 3 chicos y 3 chicas con una educadora y un educador, que acaban de trasladarse en su mayoría de Zolina al centro de Pamplona, a este COA que ahora gestiona Fundación Gizain.

Tras comentarles el proyecto de difusión de sus derechos y los aspectos que consideramos más revolucionarios de la Convención de Derechos del Niño y explicar en qué consiste el interés superior de la persona menor y con qué cuatro aspectos principalmente se relaciona, les preguntamos, dado que ha de determinarse teniendo en cuenta la opinión de cada uno o cada una, cuáles les importaban más.

N nos contó cómo echaba en falta poder seguir yendo a clase, porque estudiar en el COA aunque sea con ayuda no es lo mismo y necesita salir y estar con el resto.

El tema de las salidas también importaba especialmente a las otras dos chicas (L y R) y también a uno de los chicos (R), que lamentaba que se limitaran y que, incluso cuando tenían que retirarse a su cuarto, una vez tranquilos no pudieran volver a salir. Todas echan en falta estar más en la calle y con actividades fuera.

N también querría que entre educadores y educadoras no hubiera diferencia al aplicar las reglas, prefiere quienes saben respetar sus tiempos.

Otra de las chicas (R) cuenta distintos ejemplos en que se le ha hecho excesiva o rígida la medida que se le ha aplicado por no respetar una regla, y ve que eso le está llevando a que se le apliquen muchas, aunque las razones no fueran para tanto.

S se centra en dos aspectos para él importantes: que se respete la orientación sexual de cada quien y se dirijan a cada uno conforme al sexo que saben que es con el que se identifica, aunque acepte bien cuando se equivocan si le piden perdón, como a veces pasa, pero que se respete cómo se siente cada uno y su intimidad; la otra cuestión que quiso destacar es que nadie le quite importancia a los motivos por los que puede tocarte estar en un COA, sobre todo si tienen que ver con sufrir violencia.

Todas las personas agradecemos a S su franqueza y madurez, porque vemos que le resulta duro explicar estas cosas y lo ha hecho.

La tercera chica (L) coincide con la mayoría en que necesitan poder desahogarse más y salir fuera del COA más a menudo, contándonos sitios a los que le encantaría ir, donde además puede escuchar música y estar agusto.

Le gustaría pintar un gran mural en el COA y le animamos a hacerlo y mandárnoslo para enseñárselo a todo el mundo.

Nos enseñaron su salón, comentamos cómo aprovechar el espacio y los servicios que tiene al alcance cerca de su COA, también sus habitaciones.

Nos despedimos y dejamos también la puerta abierta a juntarnos de nuevo si quieren y con tarea para el Departamento y la Fundación Gizain, para ver cómo podemos mejorar su calidad de vida a la vista de lo que nos han contado.

Martes, 31 de enero

Familias de acogida

El miércoles 25 nos juntamos en el Departamento de Derechos Sociales con tres chicas y un chico que están o han estado en acogimiento familiar y con tres madres y un padre de acogida (una de ellas de acogimiento de referencia).

Tras el resumen habitual sobre la Convención y su sentido y qué criterios y derechos se tienen en cuenta principalmente para determinar el interés superior de la persona menor, les preguntamos si coinciden con ellos o echan en falta o añadirían algún otro.

Una de las chicas (L), que ahora está en un piso, ve que es bueno que se intente mantener una buena convivencia, pero, a la vez, ve que, a veces, falta respeto para que se mantenga y le fastidia esa falta de respeto a algunas orientaciones de personas adultas, porque ella al haber estado en los dos tipos de acogimiento, y haber tenido los problemas con su familia de origen, que impiden que pueda estar con su madre biológica, valora mucho lo que hacen madres de acogida como la suya, cree que se han ganado el título de padres y madres.

En el ámbito de la educación, L echa en falta más cursos sobre orientación sexual y más atención a cómo se sienten las personas. Por ejemplo, nota que a veces compañeros o compañeras no se dan cuenta que por estar ella, como otros y otras, en un piso, no hay nada malo. Eso le lleva a la importancia de evitar cualquier caso de bullyng.

Además de poner en valor principalmente la necesidad de más respeto y educación, al concretar cómo tendrían que ser las cosas, recuerda que ha de darse más importancia a la ayuda que pueden necesitar en momentos malos que a contenerles. Para ella, hay quienes a la mínima aplican retenciones y para ella eso constituye un maltrato.

Una de las madres (P), comenta que le encanta el reconocimiento de lo que hacen como familias de acogida que ve en L, pero no siempre ha sentido lo mismo en las relaciones con la Administración. Ella y N se sienten una familia más, N le suele llamar mamá, y no le hizo sentirse bien y reconocida que, en una reunión, se le matizara “de acogida”.

N nos cuenta algunas dificultades con las visitas con parte de su familia biológica y la decepción que comporta no tenerlas cuando están establecidas y ella cuenta con tenerlas y va a donde está previsto tenerlas y luego no se producen.

La otra chica (J) cuenta que también a ella le fallaban las visitas y ya no quiere tenerlas.

P y el padre (D) están de acuerdo en que debe acudirse a las visitas establecidas porque se establecen por el bien de las chicas, que ha de ser lo principal, pero cree que sería importante que hubiera más información sobre si van a poder ser o por qué no, ya que, aunque pueda resultarles duro no tener una prevista, cree que lo peor es la incertidumbre y, asimismo, que se tuviera en cuenta el efecto que les producen, para mantenerlas o supervisarlas y que, para ello, les preguntaran a ellos, porque lo ven y lo saben mejor que nadie.

Ambos piensan que a veces la supervisión o el apoyo y ayuda profesional en los servicios en que se producen las visitas convendría que fueran mayores.

D aprecia los medios y recursos que dedica el Gobierno para que sean posibles los acogimientos, pero cree que convendría reforzar la coordinación entre Gobierno y otras dos instancias: la judicial, que no siempre percibe que prime el interés de los o las menores sobre el de una familia biológica que no les puede dar lo que necesitan o que siempre atiendan a la consolidación y vínculo con la familia de acogida que durante mucho tiempo se ha creado y favorece a la menor que necesita esa estabilidad; y la municipal, en que, en algún caso próximo y conocido para él, se ha mostrado más receptiva a los problemas de la madre biológica que a los de la hija, sin anteponer los intereses de esta. 

H, la otra madre de acogida, ha preferido sobre todo escuchar, habla de una de las actividades que van a organizar su asociación (MAGALE) para las chicas y comentamos también la Jornada sobre derechos y acogimiento familiar que vamos a celebrar el 23 de febrero en Aranguren, donde esperamos animar a más familias a sumarse al acogimiento familiar.

D recuerda que no son padres perfectos, ni los van a percibir como tales cuando tengan que aplicar límites y normas, pero tiene claro que es lo que deben hacer.

Les agradecemos su labor y les pedimos que sigan siendo la principal palanca y ejemplo para conseguir que haya más acogimientos familiares, porque, como comenta H, muchas y muchos de las chicas y chicos en pisos (la mayoría), tras su valoración, quienes les hacen seguimiento concluyen que para ellos y ellas el acogimiento familiar es lo más indicado, así que tenemos que aumentar el número de familias de acogida disponibles e intentar agilizar atender a quienes están pendientes de valorar su idoneidad porque quieren serlo.

Nos despedimos hasta dentro de muy poco, porque enseguida difundiremos la campaña para captar más familias de acogida y seguiremos trabajando en la experiencia para el acogimiento especializado.