COWORK KIDS Y ODS

4 de mayo de 2023

El 4 de mayo de 2023 nos juntamos en La Casa de la Juventud de Pamplona, con Celia, responsable de COworkids, y 4 chicas y 6 chicos, de entre 13 y 17 años, de un grupo de participación en que se combina gente que participó el año pasado en un proyecto europeo, sobre Europa, con financiación de la UE y organización de Acción Exterior del Gobierno de Navarra, y otra que ha participado este año.

COworkids es un proyecto del Ayuntamiento de Pamplona que, priorizando el interés superior de las niñas, niños y adolescentes, promueve el bienestar de la infancia y la adolescencia en una sociedad inclusiva, integradora y participativa, en la que se fomenta la gobernabilidad democrática.

Primero les presentamos el proyecto navegando por la página web 12meses12derechos.navarra.es, repasando su estructura, contenidos y sentido de las visitas, desarrollando las relacionadas con los derechos a la participación y la reunión y asociación, por su relación con lo que hacen, y les animamos a votar las palabras del ABCdario de este mes.

Luego nos van contando sus proyectos relacionados con distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS):

Carlos propone una placa termoeléctrica incrustada en las fundas de los móviles, para generar energía a los dispositivos por medio del calor que produce el cuerpo, porque cree que eso combinará una solución tecnológicamente posible con un uso de una energía no contaminante.

El de Santiago va enfocado a que se permita a personas, como es el caso ahora de algunas refugiadas de Ucrania que se hayan acogido, que vienen con sus mascotas, o a personas en riesgo de exclusión social que las necesitan, poder mantenerlas y acceder a los sitios a que acuden con ellas, por el valor que tiene para las personas y el apoyo que les prestan, sin perjuicio de vigilar los temas sanitarios, para las que hayan podido llegar sin vacunar.

El de Javier tiene que ver con las Redes Sociales, a las que ve pegados a muchos adolescentes, para aprovechar ese tirón entre ellos y ellas, para que parte de su uso sirva para dar a conocer los ODS, creando una APP en que pudieran descargarse contenidos sobre esos ODS a cambio de puntos para viajes o descuentos en los supermercados, porque su proyecto combina el acceso a las tecnologías y medios de comunicación por personas de grupos vulnerables con la inclusión y el voluntariado.

El de Itiziar es parecido porque usa también las redes sociales para conectar a familiares y/o amigos para permitirles publicar y dar visibilidad a iniciativas de voluntariado o proyectos relacionados con los ODS. En él, por un lado, se ofrece información y explicaciones sobre de qué van esos ODS o iniciativas y, según el número de gente que consiguen involucrar, se obtienen puntos, que se puede elegir dedicar, por ejemplo, a organizaciones benéficas o a organizar viajes.

Daniel, que estuvo en el acto en el Parlamento del pasado 17 de marzo, y es un enamorado del baloncesto, además de jugador y entrenador, basó su proyecto en la observación de que los materiales más usados para los balones de baloncesto, como el caucho o el corcho, no son muy reciclables, con lo que decidió reciclar y crear los “balontiestos”, que nos enseña en fotos, con medio balón haciendo de maceta y buscando y obteniendo la colaboración de la Federación Navarra de Baloncesto y el Colegio de Educación Especial Andrés Muñoz, haciendo de ello así, también, una iniciativa inclusiva y basada en alianzas.

Miguel también estuvo en el acto en el Parlamento del pasado 17 de marzo, donde contó, acompañado de Marta, su proyecto y el de Daniel. El suyo va sobre la pobreza menstrual y le inspiró tanto el conocimiento de estadísticas sobre las dificultades de acceso a productos necesarios para la higiene menstrual para chicas de grupos vulnerables, por su elevado coste, como el conocer que se abordaron cuestiones relacionadas en iniciativas legislativas el año pasado, pero sin que las reducciones en el IVA fueran suficientes. Su propuesta, además de eliminar en esos casos el IVA, tiene que ver con la concienciación al respecto, así como con la incidencia en el medio ambiente y en la salud derivada de las dificultades de acceso a estos productos o de información sobre su uso y mal uso como residuo.

El siguiente, de Itziar, está relacionado con los contenedores de residuos y el sistema de los que se abren con tarjetas, y conlleva charlas para informar y hacer partícipe de la importancia del reciclaje a todos los que los generamos, también ha analizado la accesibilidad y facilidad de uso, por lo que está abierto a propuestas de mejora y a quejas a valorar por un jurado, y piensa extenderlo más allá, con vistas también a facilitar el reciclar, y con mayor facilidad, por parte de las personas mayores.

El de Steven lo califica él de muy utópico, porque aspira a cambiar el sistema económico, porque lo ve actualmente sustentado en la superproducción y el consumismo y, para él, ha de pasar por asumir la necesidad de un crecimiento más sostenible en que no se perciba como necesario producir y consumir cada vez más, sino crecer protegiendo el medioambiente y los efectos sociales del crecimiento, y con cuidado también, al apostar por las energías renovables, para detectar que no nos puedan acarrear otros problemas.

Lorea explica su proyecto, que partió del problema para el medioambiente de los plásticos, por no reciclarse o ser difícil de reciclar y acabar por ello formando montañas contaminantes en países en vías de desarrollo, donde generan toxinas y producen enfermedades respiratorias a la población. Su propuesta es transportarlos a países Subsaharianos donde primero les dé el sol y luego se separen por granometría para formar desde materiales o piedras decorativas a usos para columpios o barcos, combinando piedra y cemento, consiguiendo así además favorecer a esos países, en vez de perjudicarles.

El de Alexia está referido al ODS 17 “Alianzas para lograr los objetivos” y persigue crear grupos de adolescentes para aprender sobre los propios ODS al hilo de debatir sobre sus metas y acciones, fomentando y ayudando a promover debate público, dar ideas o proponer iniciativas para esas metas, además de acostumbrar a hablar en público.

Después, Celia nos enseña imágenes del proyecto ganador del año pasado, con el proyecto de “minicontenedores” de reciclaje, así como fotos del viaje a Bruselas y alrededores del último ejercicio, donde tuvieron oportunidad de conocer a personal de la Unión Europea, a veces español y otras de otros países, que les cuentan lo que impulsan en las instituciones europeas, permitiéndoles preguntas y ver proyectos en desarrollo.

Tipo: Visita
Fecha: Mayo