CPEIP García Galdeano

24 de mayo de 2023

El 24 de mayo de 2023 visitamos a una representación de la comunidad educativa del CPEIP García Galdeano, compuesta ese día por 3 chicos y 3 chicas de Educación Primaria, una madre de acogida, una profesora (Inma), la orientadora (Sandra) y el director del centro (Miguel).

Primero Miguel nos enseña el centro y vemos que la decoración y el ambiente reflejan muy bien tanto que estamos en un colegio centrado en su alumnado y en la infancia, como la diversidad de ese alumnado. Los espacios, además de amigables para la infancia crean entornos muy abiertos para la interacción y con muchas cosas para cada ámbito de aprendizaje.

Luego les presentamos el proyecto navegando por la página web 12meses12derechos.navarra.es, sobre todo otras visitas, que les resultan familiares, porque reflejan una infancia plural y diversa, como la que convive en su colegio.

Camilo nos cuenta que cree que recibe una buena educación, porque consiguen hacerle divertido aprender, a través de los grupos interactivos para organizar unas actividades con las que, a través muchas veces de juegos, aprenden jugando y con buenos profesores.

Génesis explica que su aula es como si fueran varias clases, al tener su zona para las “mates”, para las ciencias y para la lengua; que también hacen extraescolares en el centro, pero que lo que ella más aprecia es cómo abordan “lo mental”, para que estén bien y preocupándose cuando alguien pasa una etapa mala.

Alex reconoce que este cole le encanta y, en los 9 años que lleva ya en él, es como su segunda casa, siente que les atienden de una mera distinta, con “profes” majos y jugando, pero, a la vez, si estás mal, te preguntan qué te pasa y lo tratan en miniasambleas o entre las personas en que detectan problemas o que existe un conflicto, para que lo solucionen hablando.

Rubí nos detalla cómo son algunos de los desdobles de grupos y cómo aprovechan cada zona, como, por ejemplo, la de lengua, y cómo con un juego (el Dixit) trabajan en grupo para analizar palabras e ideas y relacionarlas con las imágenes de sus cartas.
También valora mucho poder hacer actividades más allá de lo académico, como el Gym-Kids que hacen en el polideportivo, donde también juegan y hacen carreras.

Jared también elige destacar de su colegio cómo ayudan a resolver los problemas sin violencia, para lo que vemos una pizarra con ideas al respecto. Cree que por eso hay allí tan buen ambiente. 
También valora mucho algunas extraescolares como, en su caso, la de apoyo para las tareas, que le costaba más hacer sólo en casa.

A Camilo le gustan las asambleas, Rubí las ve como un buen ejemplo de la filosofía del centro, porque, cuando hay problemas, no se quedan en comentarlos, les animan a poner solución, y así lo ve también Génesis, porque la profesora les ayuda cuando no saben cómo empezar o cómo abordar un problema, consiguiendo que hablen y fluyan las cosas sin necesidad de ataques.

A Alex le gusta cómo han quedado las aulas que nos han enseñado al principio, ha notado mucho cambio, porque cuando él era más pequeño había poca decoración y color. También ha cambiado bastante la suya, al quitar paredes, poner más luces, mejorar el suelo y, a petición suya, las sillas, que antes le parecían piedras y ahora las hay con respaldo mullido. Han resultado unos espacios, además de amigables y estéticos, que propician el respeto y proyectan apertura. De hecho, aceptan a familiares, y su prima y una amiga o su madre han participado en juegos y actividades de “mates”, como “catch me” (para aprender formas).

Génesis introduce también otra clave de cómo funcionan en este colegio, al hablarnos de participación. La gente de su clase había estado siempre junta y habían superado cosas que les habían unido y, cuando por matemática tocaba separarles, pidieron seguir juntos y consiguieron seguir siendo un mismo grupo y, aunque, con los desdobles, trabajen materias por separado, les mezclan de nuevo para las asambleas, tiene una sola tutora y ven cómo se tienen en cuenta sus peticiones y decisiones. También fue de esa manera la actividad de los sueños con las familias, que permitió llevar a cabo unos cuantos.

Inma se muestras encantada con este grupo y por lo unidos que están, porque han sabido superar sus conflictos y dejar atrás la ira y ansiedad para que la norma haya pasado a ser el silencio y la concentración, por lo que no importa que los espacios sean tan abiertos. Ese y otros aspectos del entorno físico, como permitirles descalzarse, ha hecho que se sientan como en casa. También ayuda la apertura a la comunidad y, de la mano de un voluntario, cuando trabajan en las “tertulias” clásicos, como el Momo de M Ende, ve cómo avanzan al leer, elegir y comentar, opinando con orden y respeto.

Sandra destaca que, aunque se necesita mucho trabajo por el gran grado de implicación que existe, consiguen un grado de autonomía muy alto para el alumnado y ve cómo se responsabilizan y qué buen nivel de autorregulación han alcanzado en lo académico y en lo emocional. Cree que haber trabajado con asambleas dialógicas desde los 3 años es parte de lo que ha permitido estos resultados.

Miguel subraya que, al promover que interactúen, ve que eso les aporta otra manera de ver y entender en la que son cruciales la participación, buscar consenso, acordar y aprender a resolver las actividades y los conflictos. Saben que les escuchan y que a veces se puede llevar a cabo lo que piden y otras no, pero se explican las cosas y ello les lleva a acostumbrarse a la importancia de argumentar y llegar a acuerdos.

Nos despedimos con una hasta pronto, porque vemos que nuestros respectivos proyectos comparten visión y objetivos y nos gustará volver a colaborar.

Tipo: Visita
Fecha: Mayo