Atención Temprana

16 de marzo de 2023

El jueves 16 visitamos a 11 familias, que aceptaron juntarse con nosotros, a propuesta de Jesús, Director del Centro de Atención Temprana, no en el propio Centro sino en una sala en que formamos un gran círculo, para estar como en el salón de casa, contándonos qué ha significado para ellas y ellos el servicio de Atención Temprana para sus hijos e hijas.

Antes de escucharles, les acercamos nuestro proyecto y página web y les explicamos la dinámica de cada mes y el sentido de un mes dedicado a la no discriminación e igualdad de oportunidades.

Irache empezó y acabó los relatos, expresando por un lado agradecimiento, a la vez que recuerda lo dura que ha sido su experiencia con su hijo Marco y la sorpresa inicial por cómo está organizado este servicio de Atención Temprana.

Vanesa nos cuenta cómo su persona de referencia en la AT, para ella un ángel, le ayudó a superar que su segunda hija al principio no se dejara ni tocar, dándole herramientas para, en un trabajo conjunto, también en casa, ver cómo la situación ha ido mejorando, hasta el punto que no cambiaría nada y sólo teme el momento de pasar al colegio.

La siguiente madre, aunque ya tenía experiencia de haber acogido a un niño con síndrome de Down, cuando tuvo que enfrentar la hipoacusia bilateral profunda de su hija, descubrió lo enormemente valioso que es el servicio de AT, para ella el más valioso que ha tenido, por las competencias que les da, al estar centrado en las familias, y por cómo le sostuvieron emocionalmente, pero a la vez, nos insta a revisar las transiciones, cuando el personal que ha significado tanto en sus vidas, por lo que sea no puede seguir, y se encuentran de forma demasiado abrupta con un cambio que hubiera preferido precedido de una despedida preparada y unas nuevas incorporaciones con más medios y apoyos para no percibirles desbordados por las necesidades.

Sandra se encontró que, por motivo de una cardiopatía, su hija Bianca estuvo ocho meses sin salir del hospital, sin gatear ni caminar, lo primero que hizo fue ya casi correr, pero la ayuda recibida de AT siempre le ha generado gran confianza, al ayudarle a criar a su hija como una niña más, sin limitarle, y en su hábitat natural, aunque empezó en el Centro de Sarriguren.

Axel y Maite valoran especialmente de la AT recibida para su hija Noa la enorme cantidad de ideas y creatividad recibidas y agradece el espacio para juntarse con otras familias o la formación en enfoque dialógico que se le ha dado la oportunidad de recibir. Creen que precisamente esa forma de abordar la coordinación y trabajo en red es una cosa que falta para mejorar la atención, a veces han echado en falta una figura a quien consultar cuando los mensajes de diferentes profesionales han sido contradictorios o una figura que les avise de opciones que ven que otras familias sí han tenido o que supervise si una práctica no es cómo debería.

Jesús les ha ofrecido a tod@s juntarse con él y el resto del personal de AT cuando cada septiembre planifican el siguiente ejercicio y ha tomado nota de la necesidad de esas figuras de consulta, supervisión y resolución de dudas y ha agradecido su sinceridad, para convertirla en oportunidad de mejora.

Carlos, padre de Julia, apunta otra línea de mejora al recordar cómo cuando iba a su primera entrevista a solas en Sarriguren no tenía ni idea de a qué iba, pero apreció mucho que le dejaran elegir si AT en el centro, en casa o en la Escuela Infantil e incluso que fuera posible un poco de todo ello. En su caso, que trabajan sobre todo psicomotricidad y lenguaje, le han enseñado cosas fáciles y para el día a día.

Jesús cuenta cómo ha evolucionado el servicio desde que padres y madres se quedaban fuera y les contaban, hasta que ahora están en el centro, pero también toma nota de la conveniencia de dípticos informativos previos y que eso llegue a los y las profesionales que puedan actuar antes o como derivantes.

Andrea, madre de Arrate, que fue prematura, también le pasó que no sabía lo que era la AT y que cuando supo que iban a su casa, le produjo una sensación como si fueran a vigilarle, aunque luego fue maravilloso y ve como al personal de AT le encanta su trabajo y ahora confían en él para todo.

A Sandra, con una hija, Mireia, también ella prematura, que ha venido y se pasea con su padre Ibon entre nosotros, aunque tiene recuerdos amargos por su experiencia y del exceso de burocracia que conllevan las prestaciones, valora especialmente, sobre todo comparando con lo que ha visto cuando le ha tocado visitar otras Comunidades, el privilegio que es tener un acceso rápido al servicio. Echa en falta tener AT también por las tardes, pero destaca la sintonía que ha encontrado en Neonatología, así como la coordinación de este servicio con AT, donde superaron el miedo inicial y su persona de referencia ahora está en un pedestal para toda su familia, y valora cómo les da herramientas para lo cotidiano, como jugar, y a la vez aprovecharlo para trabajar las necesidades de su hija. También apuesta por la conveniencia de más reuniones entre familias, porque ella ha visto cómo, al pasar por experiencias semejantes, se crean vínculos de forma más fácil.

Otro de los padres, que también le tocó, tras dos experiencias filiales “fáciles”, un tercer hijo en época de covid y notando que algo no funcionaba bien, pone en valor cómo trabaja AT en el hogar, con cosas sencillas que tú no ves, no es tan médico como esperaba, y es esencial que también vengan a las casas, en el Centro de Sarriguren no se hubieran soltado igual y le gusta que les dan pautas para que ellos las apliquen.

Bruno explica su experiencia tras 3 niños con Trastornos del Espectro Autista, de 7, 5 y 3 años, y apoya la idea de encuentros y vínculos entre familias. Al pasar por ello varias veces, constata una mejoría de la AT, aunque también le gustaría una mejor transición al colegio y reforzar la idea de acogida, sin olvidar las dificultades adicionales para personas extranjeras, la información, el abordaje interdisciplinar y tener claro que en todo este trabajo es clave el tiempo y el resultado es evitar secuelas futuras.

Alicia, que conocía la AT a partir del segundo ciclo de Educación Infantil, porque trabaja en Educación, le ha tocado ahora, por un hijo prematuro, conocer la AT y coincide con las conclusiones del resto.

El tiempo ha volado y Olga, responsable de la Subdirección encargada de a AT, y Carmen, la Consejera, además de haber escuchado con interés y emoción, les han agradecido esa valentía y que se abran y nos cuenten lo que hace valioso al servicio y a quienes lo prestan y lo que nos puede ayudar a mejorarlo.

Nos hemos hecho unas fotos y nos hemos emplazado hasta la próxima.

Tipo: Visita
Fecha: Marzo