Jornada DF 38 de 2023

15 de junio de 2023

El 15 de Junio de 2023, se ha celebrado en Civican una Jornada sobre el Decreto Foral 38/2023, de 5 de abril, que explicamos que responde, dentro del ámbito de competencias del Departamento de Derechos Sociales, a cuatro principales motivos:

  • reforzar la Atención Centrada en la Persona (ACP) en la normativa de autorizaciones y calidad de los servicios sociales de los ámbitos de dependencia y discapacidad,
  • adaptar esa reglamentación al nuevo régimen de provisión de apoyos para el ejercicio de la capacidad jurídica por personas con discapacidad,
  • regular el programa de atención integral socio-sanitaria y
  • actualizar la regulación de los servicios del área de atención a menores conforme a la Ley Foral 12/2022, de 11 de mayo, de atención y protección a niños, niñas y adolescentes y de promoción de sus familias, derechos e igualdad.

Para tratar esa última parte, Ana Etxamendi, Jefa de la Sección de Gestión de la Guarda y Ejecución de Medidas Judiciales, describe un marco y explica que se ha decidido incidir en dos aspectos prioritarios dentro de ambas normas y de nuestra planificación: el enfoque preventivo y el apoyo a las familias, del que son tres buenos ejemplos las prácticas que nos describen quienes les acompañan en la Mesa de esta temática.

Marga Munárriz, de Pauma, nos cuenta su experiencia con el trabajo de prevención con las familias, ya durante 20 años, cuando aún no enfrentamos desamparo sino riesgo y primamos lo preventivo y la permanencia del niño, niña o adolescente en el domicilio con sus familias (preservación familiar) o, si se ha producido un desamparo, para que sea posible el retorno con ella (reintegración familiar).

Al principio era más eminentemente educativo, pero, ahora, desde 2021, tenemos un Programa Especializado de Intervención familiar (PEIF) “mejorado”, porque le caracteriza mucho más la interdisciplinariedad, con lo que no sólo ha ido subiendo el número de profesionales (de 29 a 57), sino que se dispone de 3 perfiles de 3 disciplinas y, junto al Educador o Educadora Familiar, referente fundamental, contamos con personal de Trabajo Social y de Psicología terapéutica.

El avance en términos de seguridad y desarrollo sano y mejor bienestar para menores y familias es significativo y las familias son parte activa del proceso desde el principio y ello ayuda también a la mejora de sus capacidades y autoestima y relaciones.


Cubren 155 plazas en 5 zonas (Comarca y Norte, Pamplona, Estella, Tafalla y Tudela), atienden a quienes les derivan los Equipos de Atención a la Infancia y Adolescencia (EAIA) o Servicios Sociales de Base (SSB) y han conseguido en unos porcentajes elevadísimos que esos o esas menores sigan en sus casas con sus familias o vuelvan a ellas.


Distingue diferentes niveles al detallar su intervención: empezando por establecer el necesario clima de confianza, para pasar al conocimiento del entorno familiar y comunitario, para luego abordar metas y objetivos con las familias, que permita pasar a promover cambios con actuaciones técnicas y terminar con la finalización de intervención y evaluación del servicio. Ya han hecho 3 evaluaciones y una de ellas con las familias y a los resultados cuantitativamente buenos, se les suma una buena valoración del proceso por las familias.


A continuación, Nora, Trabajadora Social en el Centro de Observación y Acogida (COA) de Marcilla, donde trabajan con menores extranjeros no acompañados, relata su experiencia con este colectivo que califica, contra lo que se suele pensar, de heterogéneo.

Recuerda que, aunque no están acompañados de sus padres o madres, sí que a veces hay en Navarra ya otras figuras familiares y se trabaja con ellas para que mantengan relaciones significativas para ellos (casi siempre varones, mayoritariamente marroquíes, aunque también a lo largo de los años ha visto pasar a 4 chicas).

Ya en 2022 se suscitaron posibilidades de visitas familiares aquí (ahora mismo hay 8 casos, y están empezando a valorar la posibilidad de Acogimientos Familiares). Ahora contactan desde el principio con esa familia que está aquí y eso tranquiliza a los chicos, porque el vínculo sigue presente. También cada vez dan más importancia a la información sobre los recursos, y entre ellos el de mentoría, para que tengas referentes de apoyo.
 

No vienen normalmente de familias desestructuradas, pero sí con duelo migratorio y una "mochila invisible" junto a un sentimiento de responsabilidad hacia su familia allá y de sacrificio por ella y, por eso, un ansia por acceder al mundo laboral. Pero mantienen contacto telefónico con esos padres o madres que permanecen en su país y les gusta presentarles a sus educadoras y a ellas su familia. Aunque es más complicada la comunicación con familias del país de origen, que muchas veces no hablan nuestro idioma, se interviene con la ayuda de mediadora intercultural, y se ayuda a mantener ese vital vínculo familiar.
 

La última experiencia la presenta Unai, de Xilema, que ya trabajaba en Puntos de Encuentro, donde se atendían también casos de menores del sistema de protección, pero destaca un gran avance en la configuración de un Punto de Encuentro Familiar (PEF) especializado solo de protección (ya separado de los de las derivaciones judiciales) los dos últimos años.


Interviene también con un Equipo multidisciplinar que atiende a 73 familias biológicas que vienen a visitar a sus hij@s (también a familia extensa) que están en acogimiento, sobre todo en Acogimiento Familiar.

 

Crear un espacio seguro es su objetivo principal junto a que sean vistos y oídos, teniendo también gran importancia disminuir conflictos de lealtades, para que integren los dos mundos Familia Biológica y Familia de Acogida (y reforzar el vínculo con ambas).


Detalla fases de intervención: con una primera visita para conocer el PEF, una segunda de acogida, para trabajar inquietud o preocupación, luego pasan a las visitas propiamente dichas, en cuarto lugar abordan el encuentro con la Familia de Acogida para compartir, y siguen con las sesiones de juego para evaluar relación con Familia de Origen.

 

Nos muestra un ejemplo de técnica de juego de “escudo de animales” y un caso real de uno inicial, en que una niña identificaba a todos sus familiares con animales salvajes, y otro escudo después, en que, de una familia ya algunos son domésticos y, además, aparecen animales para representar personas de las dos familias.
 

Con la Familia de Origen también siguen unas pautas: acogida (en que transmiten como esencial el respeto y preservar a niños o niñas de su duelo como personas adultas por la situación de separación), encuentro antes y después de cada visita y reuniones cuatrimestrales, para seguimiento del cumplimiento de objetivos.

Explica por qué es necesario el juego, los dibujos u otros objetos de transición, para todo ello porque ayuda a romper la dinámica anterior, les visibiliza a l@s menores y genera momentos genuinos para unir a menores y sus familias.

Como en septiembre nos toca hablar del derecho al juego y al ocio, esperamos poder visitar esta bonita experiencia que nos ha contado Unai más adelante.

Tipo: Visita
Fecha: Junio